Los Led han supuesto una revolución dentro del mundo de la iluminación. Un Led es un diodo semiconductor que es capaz de emitir luz necesitando para ello mucha menos energía de la que necesitan otro tipo de bombillas como las incandescentes (en proceso de desaparición) o las halógenas.

Los primeros Led datan de finales de los años ’20 del siglo pasado, pero no fue hasta los años ’60 cuando comenzaron a usarse en el ámbito industrial. Aunque ha habido que esperar hasta la segunda década del siglo XXI para el uso de Leds se extienda tanto a nivel doméstico como a nivel empresarial.

Los Led son especialmente beneficiosos en el ámbito doméstico, pero lo son todavía más en el ámbito empresarial, en el que el ahorro de costos es clave para seguir mejorando la competitividad de la empresa.

Una de las ventajas más destacadas de los sistemas de iluminación de Led es su bajo consumo energético. Cada bombilla de Led consume entre un 80% y un 90% menos de electricidad que las bombillas tradicionales. Aplicado este ahorro a la industria, en la que el recibo eléctrico suele ser uno de los gastos más elevados, el ahorro anual puede ser de miles de euros.


El cambio de un sistema de iluminación tradicional a un sistema de iluminación Led suele requerir de una inversión de capital, pero dada la capacidad de ahorro que tiene la iluminación Led, la inversión realizada puede recuperarse a corto-medio plazo.

Junto con el importante ahorro energético, los sistemas de iluminación Led reportan a las empresas otras ventajas como una mayor vida útil de las bombillas, lo que a la larga también se traduce en ahorro de costos; una necesidad mínima de mantenimiento que también contribuye a un ahorro de dinero y una menor huella medioambiental al carecer de componentes tóxicos y ser bombillas reciclables.

Shares
Share This