La electricidad es uno de los gastos más importantes tanto a nivel doméstico como a nivel empresarial. El constante incremento de los precios de la luz ha llevado a empresarios y particulares a buscar alternativas para conseguir una mayor eficiencia energética.

En la actualidad los dispositivos más eficientes que pueden encontrarse son las bombillas LED. Una iluminación LED permite ahorros que pueden ser de hasta el 70% en comparación con un sistema de iluminación tradicional, aportando a la vez una vida útil más larga para las bombillas de este tipo.


A la hora de llevar a cabo un proyecto de iluminación LED contar con expertos puede contribuir a conseguir un ahorro todavía mayor ya que no todos los edificios ni todas las estancias de cada oficina u hogar requieren del mismo nivel de iluminación.

En una casa por ejemplo no se requiere el mismo nivel de iluminación en una cocina que un dormitorio o en un despacho. En aquellas zonas en las que se estudia, se lee o se trabaja, es recomendable contar con más lux o nivel luminoso, mientras que en un salón es suficiente con un nivel de iluminación más bajo.

En la industria las necesidades de iluminación varían mucho más que en una vivienda, por lo que un buen estudio de iluminación antes de comenzar la instalación de la nueva iluminación puede suponer el conseguir un espacio de trabajo mucho más confortable, evitando problemas como la fatiga o el dolor de cabeza que pueden influir en los accidentes laborales, a la vez que se consigue una mayor eficiencia energética.

Lo mismo ocurre en las oficinas, en las que las zonas de trabajo requieren de una mayor intensidad de iluminación que las salas de reuniones, que habitualmente tienen menos uso, o que las zonas de paso o de archivo.

Shares
Share This