Los edificios conforman el paisaje urbano y dotan de personalidad a barrios y ciudades. Hoy en día los edificios pueden tener un protagonismo todavía mayor en la imagen de la marca que tiene su sede dentro de ellos. Gracias a los sistemas de iluminación LED elementos de construcción como el hormigón, el acero o el cristal entre otros, pueden convertirse en verdaderas obras de arte.


La iluminación ha tenido siempre una gran importancia en la arquitectura. La incidencia de la luz puede hacernos apreciar determinados elementos arquitectónicos y hacer que un mismo edificio tenga diferentes aspectos en función de la hora del día a la que se observe.

El uso de iluminación eléctrica en la fachada de los edificios contribuye a dar otro ambiente a los edificios una vez que cae la noche, ayudando a reforzar la imagen de marca de la empresa y dejando una imagen que deja huella incluso en ausencia de luz natural.

La fachada LED ha sido una de las últimas innovaciones en llegar al sector de la iluminación de edificios.

A la hora de instalar una fachada LED hay que tener en cuenta un gran número de aspectos diferentes y el primero de ellos es el lugar en que va a instalarse la pantalla, ya que no se necesitan los mismos requisitos para instalar una pantalla en la azotea que para hacerlo en la parte media del edificio.

Para instalar la pantalla se va a necesitar una estructura que ayude a trabajar de forma cómoda y segura, de manera que la pantalla se integre al máximo con el edificio.

Debido a la complejidad de la instalación de este tipo de dispositivos, es recomendable usar únicamente pantallas de calidad diseñadas especialmente para estar en el exterior y cuyo mantenimiento pueda hacerse a través de la parte frontal, de esta forma el mantenimiento de los dispositivos será menor y podrá realizarse de una forma más sencilla.

Shares
Share This