Las pequeñas y medianas empresas, popularmente conocidas como pymes, conforman gran parte del tejido empresarial del país y su actividad tiene un notable efecto en el PIB.

A pesar de su importancia las pymes se han sentido olvidadas e incluso ignoradas en algunos casos por parte de las Administraciones Públicas y entidades privadas a la hora de poder acceder a la financiación.

Para una pyme el acceso a la financiación es mucho más complejo que para una empresa grande y por eso este tipo de empresas se preocupan de reducir los costos al máximo para poder reinvertir sus beneficios en su propio negocio.

El consumo energético es un gasto que todas las empresas deben asumir, pero en el caso de las pymes los últimos estudios del sector demuestran que éstas deben invertir hasta un 10% de sus beneficios anuales para pagar su factura energética.

A fin de reducir su consumo energético muchas empresas deciden negociar con su proveedor buscando planes energéticos que puedan ayudarles a reducir costos, pero sólo el 35% de las pymes consideran que las soluciones aportadas por los proveedores energéticos son adecuadas para su negocio y consiguen un verdadero ahorro. De hecho, un 83% de las pymes manifiesta su predisposición a adquirir electricidad a través de proveedores no convencionales si tuviera oportunidad para ello con tal de ahorrar en consumo energético.


Para aquellas empresas que necesitan reducir su consumo energético al máximo, una buena elección puede ser optar por el uso de iluminación LED. Pero no basta con un simple cambio de bombillas, para que el ahorro sea verdaderamente efectivo es necesario que antes de llevar a cabo la instalación se cuente con asesores en esta materia que evalúen las diferentes necesidades de iluminación de cada estancia.


La instalación de un sistema adecuado de iluminación LED requiere de una inversión que será recuperable a medio plazo gracias al importante ahorro energético que se consigue.

Shares
Share This