Las pantallas gigantes de LED se han convertido en un buen reclamo para atraer al gran público. Este tipo de pantallas llevan muchos años usándose en las zonas más comerciales de ciudades como Londres y Nueva York y en los últimos años comienzan a verse también en España.

Las pantallas gigantes de LED son paneles luminosos que muestran mensajes a través de imágenes o textos. El gran tamaño de estos dispositivos unido a una tecnología que hace que las imágenes visionadas sean de gran calidad, produce como resultado inmediato la atracción del interés de los viandantes.


Este tipo de dispositivos están aumentando su popularidad dentro del mundo del marketing y permiten combinar lo mejor del marketing offline con las técnicas más innovadoras, consiguiendo una publicidad viva y dinámica que puede cambiarse de forma constante y adaptarse a cualquier momento y circunstancia.

Las pantallas de LED sirven a las empresas para dar a conocer a su publico potencial los productos y/o servicios que ofrecen, pero también ayudan a transmitir mensajes especiales como felicitar las fiestas navideñas o anunciar eventos especiales como el comienzo de una promoción.

El poder lumínico de estos dispositivos ejerce un gran poder de atracción sobre los viandantes, asegurando a la empresa que estos van a ver su publicidad sí o sí, incluso aunque sea de día. Por otro lado el uso de tecnología LED permite que estos dispositivos ahorren y contribuyan a la conservación del medio ambiente ya que el consumo energético que necesitan para funcionar es mínimo, lo que se traduce en una bajada de la factura de la luz y en la emisión de menos partículas contaminantes a a la atmósfera.

Las pantallas gigantes de LED que están instaladas en exterior han sido diseñadas especialmente para aguantar todo tipo de condiciones meteorológicas, por lo que pueden hacer frente al frío, la lluvia o el calor.

Su diseño permite además que los viandantes puedan ver el contenido de la pantalla incluso en aquellos momentos en los que los rayos del sol inciden directamente sobre la misma, algo que no ocurre con otro tipo de pantallas usadas en exteriores.

Estas pantallas combinan su gran tamaño con un diseño flexible y ligero, lo que facilita su instalación en todo tipo de espacios sin causar ningún tipo de daños a la fachada cuando se instalan en el exterior.

En un mundo en el que el consumo es cada vez más dinámico, las empresas deben integrar las nuevas tecnologías tanto a la hora de atender al cliente como en el momento de atraerlo hacia el punto de venta. En este sentido las pantallas gigantes de LED pueden ser una gran ayuda para que un negocio destaque sobre el resto, especialmente en aquellas zonas muy comerciales en las que los consumidores pueden elegir entre un gran número de tiendas.


Una pantalla de LED que opere como escaparate virtual e informe de novedades y promociones puede ser la herramienta más eficaz para captar la atención de aquellos que están pensando en que tienda entrar para realizar sus compras.

Shares
Share This